Energías

¿Conoces a Rupert Sheldrake?

R. J Sanchez
Escrito por R. J Sanchez

Rupert Sheldrake es un biólogo y autor de más de 80 artículos científicos y diez libros.

Fue uno de los 100 principales líderes mundiales del Pensamiento del 2013 , según el ranking de la Instituto Duttweiler, Zurich, think tank líder en Suiza. Estudió ciencias naturales en la Universidad de Cambridge, donde fue profesor de Clare College, tuvo una doble matrícula de honor y fue galardonado con el Premio de la Universidad de Botánica (1963). Seguidamente, estudió filosofía y la historia de la ciencia en la Universidad de Harvard, donde fue Frank Knox Fellow (1963-1964), antes de regresar a Cambridge, donde obtuvo un doctorado en Bioquímica (1967). Él era un compañero de Clare College de Cambridge (1967-1973), donde fue director de estudios en bioquímica y biología celular. A medida que el Rosenheim Research Fellow de la Royal Society (1970-1973), llevó a cabo la investigación sobre el desarrollo de las plantas y el envejecimiento de las células en el Departamento de Bioquímica de la Universidad de Cambridge. Durante su estancia en Cambridge, junto con Philip Rubery, descubrió el mecanismo de transporte de auxina polar, el proceso por el cual la hormona vegetal auxina se realiza a partir de los brotes hacia las raíces.

Pero Sheldrake es más conocido por su teoría de los Campos Mórficos y Resonancia Mórfica,  este campo estaría constituido por las formas y actitudes de todos los individuos pasados de dicha especie, y su influencia moldearía a todos sus individuos futuros: «Cada especie animal, vegetal o mineral posee una memoria colectiva a la que contribuyen todos los miembros de la especie y a la cual conforman. Si un animal aprende un nuevo truco en un lugar (por ejemplo, una rata en Londres), les es más fácil aprender a las ratas en Madrid el mismo truco. A cuantas más ratas londinenses se les enseñe ese truco, canto más fácil y rápido les resultará a las ratas de Madrid aprenderlo.» Ello permitiría explicar cómo adquieren los animales sus instintos, incluidas las complejísimas habilidades que muestran algunos animales desde pequeños. También explicaría cómo se reproduce la forma de un organismo de generación en generación.

Rupert Sheldrake habló de la existencia de una especie de conexión telepática entre organismos. Sus ideas se aplican hoy, por ejemplo, a las “constelaciones familiares”, un sistema de terapia desarrollada por el alemán Bert Hellinger. En esta terapia se considera que existe una transmisión de conflictos, secretos familiares y hasta comportamientos que se transmiten de generación en generación y explican situaciones actuales. Sin embargo, esta transmisión no es genética ni aprendida sino dependiente de una memoria o consciencia colectiva.

El código genético, es decir el ADN, sólo describe los aspectos menos sutiles de la herencia, pero no puede explicar por qué determinadas células de nuestro embrión se han diferenciado dando lugar a una oreja, un ojo, el dedo gordo del pie izquierdo, determinado tejido intestinal, etc. Según Sheldrake, adquiriríamos la forma que reconocemos como humana porque las formas de todos los miembros pasados de nuestra especie «resuenan» en nosotros, como ondas en un estanque, organizando la vía de nuestro crecimiento. A la vez, nosotros incorporamos nuestra forma a la memoria colectiva de la especie, engrosándola e incrementando así su influencia. Y al igual que las formas «resonarían» todo tipo de instintos y actitudes.
Estos hábitos de organización serían inherentes a toda la naturaleza. Por ejemplo, si elaboramos un nuevo compuesto químico, debería ser más fácil obtenerlo en otros laboratorios a medida que transcurre el tiempo, porque cuantas más veces haya cristalizado, mayor será su campo de resonancia mórfica. En realidad, hace décadas que los químicos reconocen este hecho.

Autor de varios libros

Septimo sentido, el – la mente extendida

En El septimo sentido, el famoso biólogo Rupert Sheldrake explora las complejidades de la mente humana y asegura que nuestras capacidades de percepción van mucho más allá de lo que podamos imaginar. Para explicar nuestra conexión con el mundo exterior el autor, teórico de los campos mórficos, sugiere que nuestra mente no es ta limitada al cerebro sino que emite prolongaciones que entran en contacto con lo que nos rodea, seres y objetos.

La Presencia Del Pasado (Nueva Ciencia)

Desafiando suposiciones fundamentales de la ciencia, esta hipótesis revolucionaria sugiere que la Naturaleza tiene memoria. No es una máquina y de esta manera, cada tipo de sistema (se trate de cristales, pájaros o sociedades) se forma a partir de un único campo mórfico con una memoria colectiva o asociada, y no a partir de leyes inmutables universales.

UNA NUEVA CIENCIA DE LA VIDA: La hipótesis de la causación formativa

He aquí un libro revolucionario cuya importancia ha sido comparada a la de El origen de las especies de Darwin. El biólogo Rupert Sheldrake afirma que la probabilidad de ocurrencia de un fenómeno aumenta proporcionalmente a su ocurrencia pasada. Cuando los químicos, por ejemplo, consiguen que un determinado producto cristalice en una parte del mundo, por ejemplo, resulta más sencillo cristalizarlo en cualquier otro lugar. Después de que las ratas de un laboratorio de Harvard aprenden a escapar de un laberinto, las ratas de Melbourne (Australia) escapan mucho más rápidamente de un laberinto similar. ¿Por qué y cómo?

 

 

Sobre el autor

R. J Sanchez

R. J Sanchez

Especialista en nutrición y energías vibracionales

Deje un comentario